Mar Alonso

La brisa buena sopló, la espuma blanca voló, el surco seguía libre detrás; éramos lo primero que alguna vez irrumpía dentro de ese mar silencioso. Samuel Taylor Coleridge

Cuántas leyendas sobre ella, que en boca de tantos, a lo largo del tiempo, ha estado y estará, en cada puerto, que tormentas trae, trajo y traerá, es La Mar, sin embargo, esta vez no nos encontramos en el puerto ni en la playa. Callejeamos el casco antiguo hablando con sus gentes, es la esencia de esta ciudad, el barrio de Cimadevilla. Las horas avanzan, el carrete también y nosotros hacemos lo propio, dejándonos caer a lo largo y ancho de San Lorenzo, ella me acompaña, no es azúl ni fría, es Mar Alonso (@maralonsog) quien pone la personalidad a estos encuadres en una tarde cualquiera ya cerca de la tercera esperada estación, el verano.

Fotografía química en película Fujicolor Superia ASA 200 realizadas con una Olympus OM10.