Ana Ugidos

Si sólo me motivara la curiosidad, costaría decirle a alguien: ‘Quiero ir a su casa para que me hable y me cuente la historia de su vida’. La gente diría: ‘Está chiflada’. Más aún, se pondría en guardia. Pero la cámara es una especie de licencia. Mucha gente quiere que se le preste atención, y además es una clase de atención razonable. Diane Arbus

Ella es Ana (@anaugidos7) y ha sido más que paciente esperando la entrega de unas fotos, las que bajo estas líneas acompañan, al igual que ella lo hizo en una tarde soleada, permitiéndome una vez más mi afición por las paredes. Sonrisas fotografiadas en Cimadevilla, cayendo hasta el ya digno de ritual, Raw Coco. Así llegamos hasta la Reina Isabel la Católica, donde pusimos punto y seguido a nuestro encuentro fotográfico. ¡Nos vemos!

Fotografía química en película Fujicolor Superia ASA 200 realizadas con una Olympus OM10.